Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Nueva Era’ Category

La vi un día, hará un par de años, de paso hacia mi clase y me sorprendió (esa cara de hombre en un cuerpo vestido de mujer). Me la encontré de nuevo, semanas después, en la cafetería y tuve mis dudas (¿hombre-mujer o mujer-hombre? cara de hombre eso sí, pero senos, ¡senos! a la vista). Meses más tarde, cuando se discutía la edición de la revista javeriana que iba a incluir el tema de diversidad de género y se mencionó el caso Baptiste, no me quedó ninguna duda: me había tropezado ni más ni menos que con un transexual que ahora era profesor de la universidad.

El asunto no habría pasado de ser una curiosidad si no es porque Liliana, una colega que conocía de cerca la historía de Briggite, nos narró algunos detalles del “caso” que  me dejaron estupefacto. Briggite o Luis Guillermo Baptiste es un hombre que se ha ido convirtiendo en mujer pero que no deja de ser hombre. De hecho convive con una mujer y tiene dos hijas y ha anunciado que pronto se casará con su compañera y que quiere hacerlo vestida de blanco.

Liliana nos ha persuadido de la posición políticamente activa de Baptiste-Briggite (“esa muchacho” como diría Pessoa), que según ella consiste en encarnar y asumir con todas sus concecuencias la diversidad de género; demostrar que la realidad no está hecha de blanco y negro, sino de grises muy variados; retar a quienes creen que la realidad sólo permite la  existencia de dos géneros, cuando hay toda una diversidad entre esos dos extremos tradicionales: el hombre y la mujer; hacer visible esa condición y reclamar su admisión no sólo personal, sino cultural y socialmente.

Según un reciente artículo,  Brigitte se declara feliz de su condición personal y profesional. Para ella la diversidad no solo está en las miles de formas de vida que habitan los ecosistemas colombianos y registra en sus investigaciones, sino que la encarna en su propia vida como la mejor manera de encontrar caminos posibles para existir:

“No podemos -concluye- seguir viendo al diferente como un bicho raro. No hay necesidad de clasificar o discriminar para saber cómo vivir”

En cuanto a la decisión de hacer pública su condición, el artículo nos da esta afirmación:  Salir a la luz pública fue un proceso gradual que continúa hoy como un aprendizaje diario. Más en un mundo donde muchos no comprenden que ella pueda tener dos hijas pequeñas y una compañera sentimental que la ha aceptado como es.

Y recoge quizá la más difícil de las convicciones: Con su familia ha construido un camino propio: “Brigitte siempre ha vivido con ellas”, dice con un cierto tono paternal.

Sé por testimonio de Liliana que Briggite es amorosa, que a las niñas no les falta “ambiente familiar”, pero me pregunto: ¿tenia derecho Briggite a traer al mundo (como se traen al mundo los niños, sin consultarles) a esas dos criaturas que ahora deben aprender a “soportar” una condición que si bien no debe ser mirada como rara o diferente (eso está claro), de hecho lo es y lo seguirá siendo por un buen rato? ¿Será suficiente el amor, la consciencia política, la claridad de la pareja procreadora? No estoy tan seguro, pues ser parte de una minoría excepcional, no por opción como lo ha hecho Briggite, sino por obligación, puede ser catastrófico. Aunque también, hay que ser justo, a lo mejor ellas serán mejores seres humanos al verse sometidas a esta situación.

Sabemos que el caso Baptiste tiene hoy un clima cultural favorable (la posmodernidad, que da para todo), que la decisión de Briggite ha sido exitosa (no fácil, exitosa), como quiera que su caso hasta será documentado por la serie Tabú, de la prestigiosa Natgeo…, pero… ¿y las niñas?

PD

En honor a un pluralismo justo y gracias a una lectora del blog, Laura Pardo (a quien agradezco su aporte), inserto el documental:  Señor (a) Baptiste, a espera de comentarios

Anuncios

Read Full Post »

No lo digo en forma peyorativa

Read Full Post »